15/7/16

L'Atelier d'Anne - 2ª parte

Aunque esté subiendo actualizaciones en el perfil de mi taller en Facebook y en Instagram, hace un mes que no publico nada en el blog por razones obvias: la falta de tiempo. Tampoco me he puesto al día con los blogs amigos y me sabe mal pero os aseguro que no es por otra cosa que el agotamiento que tengo desde que tengo abierto mi negocio. Entre la puesta en marcha y todo lo que falta por hacer, los encargos y las clases, no doy a basto. Es también normal cuando emprendes una actividad por tu cuenta y que estás haciendo todo sola! Sin embargo, aun siendo agotador, estoy muy contenta y muy satisfecha de que todo esté realizado a mi gusto. El esfuerzo da sus frutos cuando ves que todo lo que has creado te gusta, además de tener una buena aceptación pública. 


www.annecharriere.com, l'atelier d'anne, benahavis, taller pintura, pintura tiza, pintura leche,

8/6/16

L'atelier d'Anne

www.annecharriere.com, l'atelier d'anne, taller pintura, clases, benahavis,

Hace tiempo que no publico en el blog porque llevo unos meses muy ocupada y ahora vais a entender el por qué. Tras unos meses de reflexión y de trámites, me he planteado abrir mi propio taller y realizar un sueño que tenía desde hace unos años. Siempre pensaba: "Si pudiera tener mi taller para esto, para lo otro..." y al final, lo he hecho así que os anuncio la apertura oficial de mi taller: 
L'atelier d'Anne 
Avda. de Andalucía, 5 29679 Benahavis (Málaga)

www.annecharriere.com, l'atelier d'anne, taller pintura, clases, benahavis,

A unos pocos km de la costa, Benahavis es un pueblecito blanco muy pintoresco y cuyo interés turístico es muy conocido, especialmente por su gastronomía. Mi taller se encuentra en la calle principal del pueblo, muy transitada por locales y turistas. 

13/5/16

El baúl azul

www.annecharriere.com, baúl, restaurar, pintura, aceite, antigüedades,

Esta semana dimos un repaso a las tiendas de 2ª mano en busca de muebles para almacenaje (os contaré en breve por qué). Entramos en una de ellas y nos impactó este maravilloso baúl. Mientras Ismael cerraba el trato, yo lo abría, lo cerraba, lo miraba por todos los costados y evaluaba el tiempo de trabajo que le tendría que echar. Nos lo llevamos y me puse manos a la obra; empecé, como siempre, por una limpieza exhaustiva con jabón y un poco de amoniaco. Al igual que para algunos baúles, no he usado pintura sino que he hecho más bien un trabajo de limpieza y arreglos, para que no perdiera su esencia.